Pirkei Avot para niños

El mensaje de la Mishná.

Por Rajel Gross

 

 

Pirkei Avot, la colección de buenas midot y buenos consejos que contiene la eterna sabiduría de la Torá.

Imprímanlo para estudiarlo el Shabat a la tarde…

Kol Israel…

Antes de leer cada perek, decimos lo siguiente (Sanhedrín 10):

Todo Israel tiene una porción en el Mundo Venidero, como está escrito (Yeshaiahu 60:21): “Tu pueblo es un pueblo de justos. Y poseerá la tierra por siempre. En ella se arraigarán cual retoño por Mí plantado, la obra de Mis manos y en ellos Me glorificaré”.

¿Qué tiene tan de significativo esta Mishná para que la repitamos cada semana antes de comenzar el estudio de Pirkei Avot?

Otra pregunta más: en Avot, nuestros Sabios nos enseñan buenas midot y nos alientan a fijar límites y adoptar nuevas restricciones. ¿Para qué? Ya tenemos 613 mitzvot. ¿Para qué necesitamos agregar también jumrot?

Imagínense a un pobre que vive en una choza desvencijada. A él le basta con una simple cerradura. Pero un millonario que vive en una mansión necesita un montón de cerraduras y cerrojos, además de un sofisticado sistema de alarma. Por su parte, el rey tiene guardias armados alrededor de su palacio.

Esta Mishná introductoria nos enseña que todos poseemos algo muy valioso: ¡una porción en el Mundo Venidero! Obviamente, vamos a querer protegerla de la mejor manera posible. Al ser conscientes del tesoro que poseemos, vamos a estudiar Pirkei Avot con mayor entusiasmo y así adquirir las herramientas necesarias para asegurarnos de que este tesoro permanezca en nuestra posesión.

 

Perek 1

Dice Yehoshúa ben Perajia: hazte de un rab, adquiere un amigo y juzga a tus semejantes favorablemente (Avot 1:6).

Es fácil entender por qué es importante tener un maestro y mentor competente que nos ayude a estudiar correctamente la Torá y a tomar las decisiones correctas en la vida. Pero… ¿un amigo? ¿Alguien que al fin y al cabo es más o menos como yo? No me malentiendan. Por supuesto que es bueno tener un amigo pero ¿realmente es algo tan valioso como para que nuestros Sabios digan que, si es necesario, debemos incluso invertir dinero para conseguirlo?

“Dos cabezas son mejor que una” no es un mero refrán. Aunque cada uno por separado pueda ser una persona “común y corriente”, cuando dos judíos se juntan —incluso si son personas muy simples—  el poder que tienen juntos es tremendo. Por eso debemos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para conseguir un amigo con quien podamos estudiar Torá y cumplir más mitzvot.