Los drones están de moda

Lo bueno y lo malo de los drones

Por Sivi Sekula

 

 

Después de pasar un día muy divertido en el lago, nos sentamos a disfrutar de un asado. De repente oímos un extraño zumbido. Tardamos unos instantes en darnos cuenta de que el ruido venía de arriba. Al alzar la vista, vimos un pequeño dron blanco rondando encima de nosotros. Miramos a nuestro alrededor y vimos que el dueño estaba en un muelle no lejos de nosotros, mirando un vídeo nuestro en tiempo real desde el control del dron en su tablet. Saludamos al dron con la mano y este se fue volando.

Solamente un vecino inofensivo llevando el concepto de “entrometido” a un nivel completamente nuevo.

En los últimos años, los drones se han puesto de moda. La pregunta es: ¿son todos tan inofensivos? Como ocurre con la mayor parte de los inventos de la tecnología moderna, está lo bueno, lo malo y lo feo.

 

¿Qué son los Drones?

Los drones son pequeños vehículos aéreos no tripulados, o sea, sin piloto a bordo. La mayoría de los drones son operados a control remoto, pero algunos reciben instrucciones de computadoras que llevan a bordo. Los drones vienen en todo tipo de formas y tamaños y pueden volar a diversas altitudes. A menudo llevan cámaras incorporadas, para que los dueños puedan ver desde tierra sobre qué está volando el dron. Algunos drones incluso pueden estar equipados con misiles, revólveres y otras armas. (Ahora empezaron a ver la parte fea, ¿verdad?).

Drones militares

Aquí es donde nacieron los drones. Probablemente hayas oído hablar por primera vez de los drones hace poco tiempo, pero los ingenieros de las fuerzas aéreas han estado diseñando drones desde la Primera Guerra Mundial (1914-1918). De hecho, la idea de los drones surgió desde el momento en que los ejércitos implementaron los aviones de combate. Una de las principales ventajas de usar drones o VANT (vehículo aéreo no tripulado, en lenguaje militar) en vez de aviones es que se reduce el riesgo de pilotos heridos en combate. Además, los drones militares pueden mantenerse en el aire durante varias horas seguidas, proveyendo vigilancia día y noche.

Durante ambas guerras mundiales, se llevaron a cabo un pequeño número de operaciones secretas utilizando drones, pero todas fueron un fracaso total y acabaron en desastres. Después de la Segunda Guerra Mundial, los drones cayeron en desuso. Terminamos con los drones y empezamos con los cohetes portamisiles. Durante las décadas siguientes, los drones quedaron prácticamente relegados al olvido.

La gran remontada

Recién en la década del ’90, con el rápido desarrollo de la tecnología informática, los ingenieros de las fuerzas aéreas comenzaron a pensar nuevamente en los drones. Ahora contaban con suficiente tecnología como para activarlos completamente a control remoto y además podían armarlos con misiles. Desde el 2002, la CIA ha utilizado drones armados en ataques contra blancos enemigos. Gran Bretaña, Israel y China también utilizan drones con fines militares.

¿Exactamente de qué manera los ejércitos usan los drones? Si piensas que cualquiera puede operar uno de esos drones armados, estás equivocado. Es verdad que los pilotos no están a bordo. Ellos están sentados en la sala de control, que puede estar situada en un país completamente diferente de donde está el dron. De todas maneras, los operadores de drones deben pasar un entrenamiento muy intenso antes de poder sentarse frente a dichos controles.

Entonces, ¿en qué quedamos? ¿Los drones militares son buenos, malos o feos? Probablemente una combinación de las tres cosas. Son buenos porque hay menos pilotos en situaciones riesgosas. Pero los críticos dicen que atacar blancos con drones en vez de con soldados que se enfrentan cara a cara con sus víctimas, da la sensación de que el asesino es el dron y que la persona que está detrás de los controles no tiene ninguna responsabilidad.

Drones al rescate

Esto se está poniendo un poco depresivo. ¿Qué les parece si cambiamos de tema? ¡Lo que sigue es definitivamente un buen uso de los drones!

Abu Dhabi, noviembre de 2014. Un limpiador de ventanas está haciendo muy contento su trabajo lavando las ventanas de uno de los tantos rascacielos de la ciudad, parado en una plataforma a diez pisos de altura. Los gajes del oficio… De pronto… ¡BUM! Algo falla y la plataforma ahora está colgando en un ángulo extremadamente peligroso. Los peatones llaman de inmediato a la policía, que llega con un dron. De inmediato hacen subir el dron y a través del micrófono incorporado logran calmar al pobre hombre, que está despavorido. Luego, usando la cámara del dron, examinan la plataforma y le explican al pobre hombre cómo repararla. Gracias a Dios, esta historia tiene final feliz y el limpiador de ventanas continúa con su labor.

Este es solamente un ejemplo de cómo pueden utilizarse los drones para auxiliar a personas que corren peligro. En todo el mundo se están descubriendo diferentes usos para los drones en misiones de búsqueda y rescate. Utilizar drones es mucho más barato que enviar un helicóptero. Además, el dron puede volar a menos altura que un helicóptero, lo cual en algunos casos puede resultar muy útil. Por lo general, primero se envían drones, para evaluar la situación. Entonces los helicópteros o equipos de búsqueda y rescate pueden ser guiados en la dirección correcta.

Como vimos en el ejemplo anterior, los drones no son realmente capaces de sacar a una persona de la zona de peligro (si bien, ahora que se ha inventado el primer droncóptero, es posible que esto ocurra en el futuro). En lugar de eso, se los utiliza para proveer apoyo vital de emergencia a personas atrapadas en situaciones de peligro.

  • Durante una inundación en Texas, los drones llevaron flotadores a las personas que quedaron atrapadas en el agua.
  • En el terremoto de Nepal en el 2015, se utilizaron decenas de drones para localizar a las víctimas que se encontraban debajo de los escombros.
  • Los guardavidas de California usan drones para hacer un seguimiento de los tiburones cerca de las playas.
  • Los departamentos de bomberos de todo el mundo utilizan drones en los incendios, especialmente en los incendios forestales, para encontrar personas que quedaron atrapadas.
  • En el 2015, ZAKA, la organización de rescate israelí de fama mundial, adquirió una flota de cinco drones para utilizar en misiones de búsqueda y rescate. El director de operaciones de ZAKA explica que el dron es capaz de cubrir un kilómetro en apenas dos minutos, cosa que a los voluntarios les llevaría mucho más tiempo. ZAKA ya ha utilizado sus drones en búsquedas en desiertos, montañas y agua.

Los usos en misiones de búsqueda y rescate son interminables y los distintos gobiernos están empezando a investigar de qué forma los drones pueden beneficiarnos a todos en el futuro. Pero ya hablaremos de eso más adelante.

El Mashguíaj robot

¿Qué? ¡¿Un dron de mashguíaj?! Bueno, algo así.

¿Recuerdan que hace tres años fue shemitá? En jutz la-aretz probablemente no lo hayan sentido tanto, pero en Eretz Israel se siente, y mucho. Durante shemitá, si comes frutas y verduras cultivadas en campos pertenecientes a un judío, tienes que ser súper cuidadoso con las cáscaras y las sobras. No puedes simplemente tirarlas a la basura como haces normalmente, porque tienen kedushá. Una alternativa es comprarle productos a un no judío. En Israel, eso implica por lo general comprarles a los palestinos, cuyos campos están en zonas a las cuales los israelíes no tienen acceso (y que, además, son muy peligrosas).

En esta última shemitá, el Badatz Eidá Hajaredit resolvió el problema de no tener mashguijim supervisando la cosecha y el empaque usando drones en su lugar. Estos volaban a apenas medio metro del suelo, brindando a los mashguijim una visión bien de cerca de los cultivos. Los drones también se utilizaron para llevar la cuenta de cuántos cartones se cargaban en los camiones y así cerciorarse de que no se no agregaran productos agrícolas provenientes de otros lugares.

Drones para todos

Ya sé. Estás pensando que los drones son tan geniales que te gustaría tener uno.  ¿No es cierto? Bueno, en realidad es totalmente posible. Los drones baratos pueden costar apenas cuarenta dólares, pero solamente vuelan unos cuantos minutos por vez. Además, desde el punto de vista legal, volar un dron no es cosa tan sencilla. En primer lugar, tienes que averiguar en qué zonas está permitido volar drones. En los Estados Unidos, por ejemplo, es ilegal volar drones en los parques nacionales. En algunas ciudades también hay que alejarse de los parques estatales e incluso hay que fijarse en las reglas de los parques locales antes de subir un dron al cielo. En realidad, hay tantas zonas prohibidas para drones que quizás es mejor ahorrarse esos cuarenta dólares y conformarse izando una cometa (o “barrilete”). Si de todas maneras encuentras un lugar para volar tu dron, probablemente habrá quienes no apreciarán el husmeo. ¿Recuerdas lo que te conté de mi vecino? Sí, fue divertido ver un dron por primera vez, pero la verdad es que también fue bastante alucinante…

Y la ley ¿qué dice?

 En muchos países se está restringiendo el uso de los drones, especialmente cerca de los aeropuertos. Ya ha habido decenas de incidentes en aeropuertos de todo el mundo en los que los drones casi chocan con aviones. En abril del 2016, un dron chocó contra un avión que estaba aterrizando en el aeropuerto Heathrow de Londres. El avión logró aterrizar a salvo y no hubo heridos, pero las autoridades muestran una preocupación creciente respecto a los peligros que presentan los drones comerciales.

Es que los drones comerciales en manos de las personas equivocadas pueden llegar a ser un verdadero peligro. Piensa en todos los lugares en los que se puede husmear con un dron: bases militares, reactores nucleares, edificios del gobierno… Todos esos lugares a los que el público en general tiene el acceso prohibido, pero a los que se puede llegar fácilmente con un dron. Y si un dron militar puede ser equipado con un arma, ¿qué impide que un terrorista haga lo mismo con un dron barato?

Los drones del futuro

Al parecer, está todo listo para que los drones empiecen a jugar roles fascinantes en el futuro. Las grandes compañías ya han diseñado drones capaces de entregar paquetes directo a la puerta del cliente. No, esos drones no volarán de un extremo del país al otro sino que serán enviados desde el centro de despacho más cercano, probablemente a tan sólo algunos kilómetros de distancia del lugar de destino. Y no, no vas a ver lavadoras ni lavavajillas volando por encima de tu cabeza. El despacho por medio de drones se limitará a paquetes pequeños, aunque algunos drones ya son capaces de cargar hasta veinticinco kilos.

¿Así que reparto a domicilio con drones, eh?… Ya puedo ver los engranajes dentro de tu cabeza tratando de imaginarte todas las cosas que se pueden despachar… Como, por ejemplo, ¡pizza! Sí, no eres el único que quiere ver una pizza volando por el cielo. De hecho, hay una empresa de pizza muy famosa (no kasher, lo siento) que ya ha puesto a prueba un dron capaz de entregar una pizza en treinta minutos (¡Tremendo logro! Mi repartidor de pizza me la trae en apenas quince minutos con su moto… Bueno, supongo que ese dron está siendo mejorado…). ¡Pregunta en tu pizzería local a ver si está en sus planes!

El envío de paquetes a través de drones no se usa solamente para cosas divertidas. En Lesoto, un pequeño país en medio de Sudáfrica, la mayoría de las rutas no están pavimentadas, por lo que el transporte resulta muy dificultoso. Allí se han utilizado con gran éxito drones para entregar muestras de sangre desde las clínicas hasta los hospitales. Los drones tardaron apenas quince minutos en recorrer casi diez kilómetros ¡y cada envío costó apenas veinticuatro centavos de dólar! Los gobiernos están muy entusiasmados de haber encontrado una forma económica de hacer llegar medicinas y equipo médico vital a aquellas personas que se encuentran en áreas de difícil acceso.